Toda la información que necesita saber sobre la asistencia remota

Los avances en tecnología y los avances médicos no solo han llevado a un aumento de la esperanza de vida: a su paso, también han provocado el nacimiento de la teleasistencia.

El objetivo primordial de este servicio es que las personas mayores concilien el uso de la autonomía y la vivacidad que todavía tienen, con las debilidades que el tiempo les ha marcado.

Si bien muchas personas mayores optan por seguir siendo independientes el mayor tiempo posible, el objetivo de la asistencia remota es hacer posible esta autonomía, sin perder de vista los riesgos asociados a la fragilidad.

Conciliar autonomía y debilidades

La teleasistencia nació en la década de 1970. Ayuda a mantener un vínculo tenue pero constante entre una persona mayor aislada y cualquier ayuda que pueda ser necesaria para él o ella. Así logra la compleja apuesta de una presencia que quiere ser permanente sin ser infantilizante.

De hecho, la persona que se beneficia de la asistencia está equipada con un dispositivo que le permite contactar fácilmente con un operador en cualquier momento capaz de iniciar acciones en respuesta a diversas situaciones.

El beneficiario puede, por tanto, beneficiarse de su autonomía y vivir libre de cualquier dependencia. Las situaciones que requieran intervención o asistencia especial son atendidas gracias al enlace permanente con el operador.

Asistencia remota, un enlace permanente

Varias modalidades

El dispositivo utilizado para equipar al beneficiario puede ser:

  • Instalado por los servicios del proveedor que lo proporciona;
  • Enviado por correo y adjunto a un aviso que permita al beneficiario o sus familiares proceder a su instalación.

El método de instalación varía según el proveedor de servicios seleccionado para proporcionar el servicio.

Capacidades variables

Los dispositivos propuestos tienen múltiples características y funciones. Así, algunos de ellos se instalan en el domicilio del beneficiario y permiten detectar eventos puntuales, como una caída por ejemplo, pero solo dentro del domicilio.

Otros dispositivos son extraíbles y permiten extender la asistencia más allá del hogar, en los diversos movimientos de la persona mayor. Esta movilidad, posible gracias a los avances en GSM, puede incluso ir acompañada de la posibilidad de geolocalización.

Esto es muy útil cuando, en caso de detectarse un incidente, el mayor ha perdido el conocimiento y es necesario determinar su ubicación para poder enviar ayuda.

Mientras que algunos dispositivos solo pueden funcionar gracias a la acción del beneficiario, otros están equipados con sensores y pueden detectar incidencias tan pronto como ocurren, sin ninguna acción por parte del beneficiario.

información de asistencia remota

Formas cada vez más exitosas

Algunas críticas se han centrado en la naturaleza estigmatizante de los sistemas de asistencia remota. Estas críticas se basaron, en particular, en el carácter reconocible de estos dispositivos, que expresaba demasiado abiertamente la naturaleza dependiente y vulnerable del beneficiario.

En respuesta, los dispositivos recibieron formas y presentaciones mucho más sutiles, más discretas e incluso elegantes. El mayor tiene mucha más facilidad para usar su dispositivo siempre que tenga la apariencia de una hermosa pulsera o un simple collar.

Aquí se presentan algunas ideas interesantes para las personas mayores que valoran su apariencia.

Tratamiento oportuno

Una sola persona mayor está expuesta a muchos accidentes domésticos. Este artículo habla de ello.

Contactar a familiares

Dependiendo de las características del dispositivo utilizado, al detectar un incidente, el operador puede preguntar sobre el estado del beneficiario. Ante la falta de respuesta de este último, se acostumbra contactar a los familiares para realizar un control físico.

Se proporciona información sobre personas cercanas al suscribirse al servicio. Generalmente son vecinos capaces de intervenir con poca antelación, familiares o incluso cualquier persona cuya proximidad permita un rápido control de la condición del beneficiario.

Contacta con los servicios de emergencia

Cuando no sea posible contactar a los familiares o cuando el control de estos familiares haya revelado un incidente que requiera tratamiento médico, el operador puede contactar con los servicios de emergencia y enviarlos al beneficiario para asegurar este apoyo.

Detectar angustia

Cuando, gracias a los sensores y otros elementos que permiten seguir el estado del beneficiario, el operador detecta una incidencia susceptible de constituir un socorro o un riesgo para el beneficiario de la teleasistencia, también puede ponerse en contacto con los servicios de emergencia para que sea puesto en contacto. proporciona asistencia para medir la angustia detectada o el riesgo incurrido.

Leave your comment

<